“Wrong cops”, la apoteosis pocha

wrong cops

Estos meses debatía en mi fuero interno sobre la irrupción de esta “Nueva Nouvelle Vague” francesa que, desde hace ya algunos años, se ha terminado de asentar en el imaginario colectivo de la cinefilia de extrarradio. Me resistía a pensar que el cine de autores como Gaspar Noé, Quentin Dupieux o Romain Gavras no guardaba algo más en común aparte de la coincidencia temporal y geográfica y el ansia de subversión. Quería ver más señas de identidad comunes que aglutinaran a estos autores para encasillarlos en el sello, enmarcarlos en una frase que balbuciera algo así como “esto es Nueva Nouvelle Vague”. Y pese a que, a veces, me ha parecido encontrar una respuesta a mi interrogante, el eclecticismo de esta apuesta francesa es tal que, mientras intento recolectar los fragmentos de mi cerebro tras la última detonación perpetrada por alguno de estos énfants terribles, tengo que replantearme muchas cosas antes de afirmar tamaña sentencia. Bendito sea, pues, el terrorismo cinematográfico francés.

Hoy nos ocupa la última creación del cineasta/músico Quentin Dupieux, “Wrong cops”, pero para desgranarla prefiero ir por partes, antes que sacar conclusiones precipitadas porque sí.

Uno. La música es una forma de cine, el cine es una forma de música

La frase es mía pero adaptada de otra frase de Jean-Luc Godard que, en boca de Jean-Paul Belmondo en “Al final de la escapada”, afirmaba que “el amor es una forma de erotismo y el erotismo es una forma de amor”. Esto viene a ser lo mismo. Me explico. Mr. Oizo, álter ego musical de Quentin Dupieux, reinterpreta todas y cada una de las claves que “deberían tocarse en el orden adecuado” para llevarnos a pensar que una canción es de uno u otro género. Dupieux pervierte este cliché con cosas como esta:

Groove dramático. Interrogativo como una película de Michael Haneke. Absurdo como cualquier película de Dupieux. Este concepto es sabiamente llevado a la pantalla por el artista francés en películas como esta o su anterior “Wrong”. Elementos genéricos esparcidos en todas direcciones para acabar construyendo un nuevo lenguaje. Me fascina que el cine de Mr. Oizo juegue con los planos sosegados y ramalazos de música y montaje esquizofrénicos en una divertidísima montaña rusa. Música y cine forman parte de un discurso artístico homogéneo.

Dos. Un policía escuchando “Camelfuck” de Mr. Oizo

En realidad, lo que me ha llevado a escribir este artículo es un plano de esta “Wrong Cops” que ahora nos ocupa. Uno de los policías protagonistas de la película conduce su coche mientras en la radio suena “Camelfuck” de Mr. Oizo. Escuchemos primero la canción:

Como puede apreciarse, esta deliciosa joya “trashmedia” viene a corroborar lo arriba expuesto. Tras una retahíla de situaciones de absurdo dramatismo, el policía escucha esta canción tranquilo en su coche. Debería ser un tema de Kavinsky o un momento ambient del bueno de Cliff Martínez. Pero aquí suena esto porque es lo que toca y porque me sale de los cojones, nos dice Dupieux.

Tres. La obra abierta

Jordi Costa dio en el clavo cuando tituló “Policías en sitios” su crítica en El País sobre “Wrong Cops”. ¿Por qué? No solo porque también en “Gente en sitios” Juan Cavestany articula un humor absurdo y de sonrisa congelada, sino porque además es un humor de puntos suspensivos. El gag no termina. Digamos que el humor convencional contiene una estructura de sujeto+verbo+objeto cerrada y bien definida, mientras que el cine del español propone una fórmula de sujeto+verbo sin predicado o con uno demasiado difuso como para provocar la carcajada en el momento indicado. “Wrong cops” mantiene una estructura interna similar. Como el de Cavestany, es un humor que no rima, que deja al espectador con la interrogación en la cabeza porque no sabe adónde lo quiere llevar.

wrong cops2

¿Es por todo esto “Wrong cops” una gran película? En absoluto. ¿Llegará a ser una película relevante? El tiempo lo dirá, pero me atrevo a decir que Dupieux aún no ha terminado de escribir su gran ensayo sobre el futuro del cine.

Escrito el [ssba]