Lo mejor del Festival de Málaga

 

Nueve días de proyecciones desde las 09:00 h., alfombra roja, actores y actrices que recorren la ciudad, corrillos improvisados a la salida del Teatro Cervantes cada proyección mañanera que se convertían en verdaderos debates cinematográficos, críticos improvisados en cafeterías, tertulias, presentaciones de libros y mucho cine por cada rincón. Nosotros hemos querido destacar en este resumen lo mejor de esta 20 edición del Festival de Málaga de Cine en Español, de la que principalmente queremos destacar el positivo hecho de contar con miradas que vienen del otro lado del Atlántico, que no solo ha aumentado el número de películas proyectadas, sino que ha incrementado el nivel de las candidaturas. 

 

La belleza de la añoranza de Carla Simón en Verano 1993

Carla Simón (Barcelona, 1986) tiene ese don que es saber transformar las confesiones de un diario en una ficción bien armada. La ganadora con la Biznaga de Oro a mejor película española del Festival, Verano 1993, está basada en su propia biografía: en el verano en el que perdió a su madre tres años después de haber muerto su padre (también a causa del sida) y fue a vivir con sus tíos. Sin embargo, la cinta no destila un ápice de narcisismo. Una historia contada con mucha honestidad, delicadeza y sensibilidad, apoyada por unas jovencísimas actrices que derrochan sorprendente verdad, que habla del enfrentamiento a la muerte, la adaptación, la infancia y la familia desde la visión de una niña de 7 años. Muy auténtica, natural, verdadera y conmovedora. No era casualidad que esta joven catalana en el Festival de Berlín ya se llevara el premio del público y el de mejor ópera prima.

 

El realismo conmovedor de Últimos días en la Habana

Crónica amarga del final de una vida que bien podría ser la de la propia Cuba y su largo periodo castrista que aún colea. Un homosexual vive con el hombre que una vez, cuando eran jóvenes, luchó por defenderlo. Ambos con un objetivo distinto. El homosexual está enfermo, teme la muerte y quiere aspirar los últimos momentos de vida. Su compañero combina su misantropía con el rudimentario estudio del inglés que le permita viajar a Estados Unidos. Junto a ellos un elenco de secundarios retratan la caducidad o vigencia de la Revolución, la homofobia, la inmigración, las penurias económicas, la brecha generacional o la degradación de la ciudad, temas tan habaneros como universales a los que les une el deseo individual de encontrar un lugar en el mundo hasta el agotamiento. Tememos al cambio, pero lo peor es no cambiar, dice uno de los personajes. La película del director Fernando Pérez es una joya cargada de matices y de buenas interpretaciones encabezadas por Jorge Martínez y Patricio Wood, sin olvidar a la joven Gabriela Ramos. La Habana sigue siendo un hervidero de creatividad.

 

El talento sorprendente de Eduardo Casanova en Pieles

  

Aunque todo el país le recuerda por “el niño mariquita de Aída”, Eduardo Casanova (Madrid, 1991) no solo es actor, también dirige y ha venido a Málaga a demostrárnoslo con Pieles, su primer largometraje, que ha sorprendido a la crítica y al público. Eduardo Casanova tiene mucho talento y solo 26 años, es por eso que le vaticinamos un gran futuro en el cine español, donde ya ha dejado claro que tiene una mirada muy personal. Con una cinta que se debate entre la provocación y el más puro humanismo, Casanova realiza una crítica repleta de rabia a la superficialidad de la sociedad actual llevando la empatía a los personajes más extremos. Su estética es otro de los aspectos con los que reafirma su sello (muy personal), dominada por el rosa y el lila pastel en espacios de lo más sórdido y con personajes de lo más oscuro. Una película repleta de contrastes, metáforas y moralejas, en la que también está perfectamente cuidada la banda sonora. Muy contentos de haber descubierto a una nueva promesa del cine español en un personaje que también solo ha dejado ver su cara más excéntrica. 

 

Las actuaciones musicales de Gilda, no me arrepiento de este amor

La cumbia se impuso en una historia sobre Gilda, una cantante argentina fallecida en 1996 que triunfó en sus últimos años de vida entre las clases populares y que en España es desconocida. Hasta ahora. La película mantiene el tono habitual de los biopics pero arrojó frescura en los abundantes números musicales en los que la actriz y cantante Natalia Oreiro (las canciones las canta ella en la película) mostró algunos de los momentos más entretenidos del Festival si dejas los prejuicios musicales fuera y te rindes al ritmo fácil y bailón de la popular cumbia. Gilda, no me arrepiento de este amor, de Lorena Muñoz, hizo pasar muy buenos ratos aunque hubiera otras propuestas más interesantes.

 

La calidad de algunos cortometrajes como Normal, El vestido, Waste, L’home llop o Enamorado de ti

Festival de Málaga 

Aunque la sección de Cortometrajes no luzca en la alfombra roja, en ella también se encuentran verdaderas estrellas. Nosotros nos quedamos con Normal, del malagueño Chiqui Carabante, en el que se cuestiona las reglas que comúnmente determinan la “normalidad”. O El vestido de Javier Marco, que guía al espectador en esta cinta que sorprende con una ficción muy bien contada y con un tema muy delicado como es la muerte, sin caer en la sensiblería. Muy buen resultado el de los dos creadores en el pequeño formato. Waste sorprendió por su estética, por sus planos, por su originalidad para contar una historia, a la que tal vez le faltó un poco de empuje al final para dejar un mejor regusto. Otro de los cortos que destacamos es L´home llop por su sátira a la hora de abordar un tema tan poco tratado como son los hombres que se quedan en casa mientras son las mujeres que trabajan fuera de casa. Una búsqueda incesante de formas de procrastinar contada con un humor muy inteligente.

En la sección de Cortometrajes Málaga destacamos el trabajo realizado por Tomás Romero y Víctor Torres en Enamorado de ti, un corto documental que relata la historia de Eduardo Chamorro, el famoso “Cantinero de Cuba” de Málaga que recorre las calles de la ciudad cantando su popular Enamorado de ti a cambio de la voluntad. Estupenda fotografía, montaje y realización.

 

El riesgo y el arrojo del cortometraje documental No Jungle! De Carmen Menéndez 

Festival de Málaga

Un grupo de refugiados sirios vive en un campamento improvisado en Calais (Francia), donde Carmen Menéndez se adentra con su cámara para rodar su día a día y su intento, noche tras noche, por cruzar la frontera. De repente, un día la Policía les obliga a ir a “La Jungla”, el mayor asentamiento de refugiados en Europa sobre el que las ONGs ya han denunciado serias vulneraciones de los derechos humanos. Menéndez decide acompañarles con su cámara en este traslado. Imágenes duras, declaraciones y movimientos violentos que quedan registrados en este cámara con tanto arrojo.

La belleza de una historia sencilla y nostálgica del corto documental Luis & I

Festival de Málaga

Luis & I, de Daniel Resines y Roger Gómez, es la historia de una mujer, secretaria de Liverpool que un día decide irse a Italia a ser bailarina, donde conoce a su futuro marido, un hombre bala, y allí comienza su vida juntos en un circo. La belleza de la imagen, el tono nostálgico de la cinta, la sutileza del montaje y sus imágenes hacen de este documental uno de los mejores vistos en esta sección del Festival. Roger Gómez y Daniel Resines ya fueron nominados al Goya a Mejor Corto Documental en 2015.

La frescura y belleza de Júlia ist

Festival de Málaga

Con un equipo que no llega a los 30 años, una experiencia bastante fresca como es la del Erasmus, conocimiento y manejo de la cámara, gusto estético y muchas ganas de contar historias se ha presentado Júlia ist a la sección Zonazine del Festival, donde se ha llevado la Biznaga de Plata a la mejor película. Una mirada joven, fresca y distinta de Elena Martín que relata la aventura del Erasmus desde un punto de vista diferente.

La buena música de la banda de Roberto Cantero en la gala de Cortometrajes

 

Roberto Cantero y su banda fueron los encargados de poner música a la entrega de premios de la sección de Cortometrajes del Festival y no pudo ser mejor elección. Buen jazz, con algunas versiones de conocidos temas como Another Day of Sun, que amenizaron una gala muy divertida.

Los modelitos del equipo de Pieles y de Júlia ist

Festival de Málaga

Nos gustó mucho que todos los miembros del equipo de Pieles optaran por el rosa pastel que domina cada fotograma de la película, liderados por un rosa fuerte que lleva la batuta dentro y fuera del film.

 

Festival de Málaga 

Los chicos de Júlia ist también fueron muy conjuntados en cada una de sus apariciones, con un estilo muy moderno barcelonés, que no pasó desapercibido por los rincones de la ciudad, aunque eso también se debió al buen rollo que desprendían.

 

Pero, sobre todo, lo mejor del Festival con lo que nos quedamos han sido las horas y días de películas compartiendo momentos y conversaciones con personas que aman esta forma de mirar el mundo, que se llama cine.

 

Escrito el
Difúndelo por el universo:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn