Putochinomaricón: “Con mis canciones pretendo molestar”

Chenta es Putochinomaricón, es chino y también maricón y él no ha dudado en apropiarse de este atinado nombre para darse a conocer en el mundo de la música. Porque, aunque sea un insulto, como él mismo reconoce, apropiarse de estos adjetivos y que sean verbalizados con cada una de sus letras y sílabas en diferentes y, esperemos que muchas, bocas pone de relieve la exclusión que han sufrido y sufren aún tanto homosexuales como personas de diferentes orígenes que viven en el país que compartimos. Esta reivindicativa postura es la que se esconde tras Putochinomaricón y sus ácidas canciones, que últimamente no paran de sonar en emisoras de radio indies y centros culturales de toda España. Las letras de sus canciones son fáciles, pegadizas, rápidas, como todo lo que nos rodea en este mundo posmoderno. Su vestuario, provocativo, como la filosofía que se esconde tras ese aspecto aparentemente vacuo, pero que destila un sólido argumento de activismo social e incluso político. Putochimonaricón ha sabido adaptarse a los tiempos que corren, por eso ha elegido el pop para su música, para que la gente baile, se divierta, al tiempo que grita respuestas cargadas de mucha rabia, que sirven de canalizador para liberar esa necesidad de desahogarse,  pero siempre de una manera muy divertida. Por eso, Gente de mierda es uno de sus temas más pegadizos.

¿Cuándo empezaste en esto de la música?

A los cinco años. Tengo formación profesional, estudié violín en el Real Conservatorio Superior de Música de Madrid.

Lo que no mata, engorda. ¿Debes a este dicho tu nombre artístico?

Mi nombre se inspira en la teoría queer. Soy consciente de que Putochinomaricón es un insulto. La pronunciación y apropiación del mismo desplaza la carga de la violencia y la discriminación ejercidas por la sociedad contra homosexuales y este-asiáticos, y es precisamente esa fuerza la que se subvierte al utilizar el término como nombre artístico. Apropiándome de estas tres palabras pierden su fuerza opresiva, su malsonancia y su contenido obsceno e insultante. Ojalá un día acabemos utilizándolas con un significante neutro. A pesar de ello, la mayoría de la gente entiende la intención subversiva de Putochinomaricón y no me ha traído muchos problemas más allá de censuras puntuales y malentendidos cómicos en la calle.

 

“La pronunciación y apropiación de Putochinomaricón desplaza la carga de la violencia y la discriminación ejercidas por la sociedad contra homosexuales y este-asiáticos”

 

¿Qué es para ti el pop? ¿Por qué lo has elegido para hacer tu música?

Siento que es un género que siempre ha sido infravalorado, con letras habitualmente consideradas vacuas, pero que, a la vez, conecta con las masas. Tomé prestada su esencia contagiosa e inyecté letras irreverentes, costumbristas o de protesta.

 

¿Qué pretendes con tus canciones?

Molestar, concienciar y que la gente lo cante a grito pelado y lo baile.

¿Putochinomaricón es así de reivindicativo en su vida personal o es solo un personaje?

Putochinomaricón es una extensión de lo que soy. Ahora soy colaborador en un proyecto que aún no se puede revelar en SOS Racismo Madrid. La reivindicación ha de estar presente en lo público y en lo privado.

 

“Putochinomaricón es una extensión de lo que soy”

 

¿Por qué “Corazón de cerdo con ginseng al vapor” para el título de tu primer disco?

Luis y Montse me llamaron desde Elefant Records cuando estaba en un restaurante chino con mis padres y, en ese momento, mi padre pidió ese plato para él. Lo vi simbólico y lo llamé así.

¿Y ese collage de artículos que ilustra su portada?

Prefiero que sea interpretado libremente, pero es un ejercicio de representación de identidad, un “fuck you a todxs aquellxs que, cuando ven a un racializadx les preguntan: ‘No, pero de verdad, ¿de dónde eres?’”.

Ese chaleco reflectante que utilizas en tus actuaciones, ¿es a modo de escudo, para defenderte de lo malo que hay suelto?

Porque estamos de reformas para una sociedad mejor.

Cuéntanos un poco acerca de tu trayectoria, cómo llegaste hasta aquí.

Siendo yo mismo, es importante. La gente huele si algo no es auténtico desde lejos.

 

“Llegué hasta aquí siendo yo mismo. La gente huele si algo no es auténtico desde lejos

 

¿Cuáles son tus referentes musicales?

A.G. Cook es el productor más interesante de la década. Todo lo que hizo con PC Music y Charli XCX define la cultura y el sonido de los 2010’s. También me gustan mucho Grimes, Hidrogenesse, Guille Milkyway, Max Martin (que produjo todas las canciones que escuchaba desde niño), Ignacio Redard (un músico y un productor chileno que va a co-producir una de mis canciones), Jay Chou (que creó interés por el pop en Taiwán), Timbaland y Pharrell Williams, Wi-Fiji, y Rich Chigga. Otros de mis referentes son: Ai Weiwei, M.I.A., Andy Warhol, mis “amigxs” y gente íntima, mis “seguidorxs” (las transmaricas), las películas sobre institutos, escenas de cámara lenta de chicas populares andando por los pasillos de los institutos, Jawbreaker, Heathers, Xavier Dolan y Mommy (mi película favorita), Klaus Nomi, el sonido ciborg, Poppy o Titanic Sinclair.

Ser inmigrante y chino no deben ser factores que faciliten el camino para abrirse paso en el mundo de la música… ¿o eso te ha ayudado?

Es difícil porque no hay suficientes referentes “asiáticxs” que no sean del J-pop o K-pop. Pero había que empezar por algún lado.

El éxito que han tenido tus canciones, así como tu nombre artístico también habla mucho de una sociedad cansada de insultos, necesitada de reivindicar determinados básicos, ¿no crees?

Totalmente, se palpa en todos nuestros entornos y en las conversaciones con “nuestrxs compañerxs”.

Tu canción “Tú no eres activista” es una ácida crítica a los pseudoactivistas, ¿alimentan las redes sociales el postureo?

Sí y no, las redes sociales han facilitado el acceso y han conectado a muchas personas.

Para terminar, ¿cómo calificarías la sociedad española?

La verdad es que estoy aprendiendo mucho todavía, así que no puedo formalizar una respuesta sólida para esta pregunta.

Fotografías: José Ángel Acinas, Cora Álvarez y Javier Ruiz

 

 

Escrito el
Difúndelo por el universo:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn